El taller de Cesar García, “Coco”

Hace poco estuvimos visitando el taller del dibujante y grabador colombiano Cesar García (Pereira, Colombia 1967) también conocido como Coco. Un apartamento amable y luminoso, con un patio interior que arroja luz sobre su pequeño estudio, al noroeste de Cali.

 

 

Allí trabaja, lee y elucubra el artista sin descanso. Lector ávido de filósofos y poetas, trabajador constante en su empeño por acumular, organizar, clasificar, listar, apilar o reunir – sobre papel principalmente pero también sobre tela- los objetos y las actitudes aparentemente nimios, que lo rodean o que conforman su vida. Porque para García, como para Georges Perec (autor del que me habló con gran entusiasmo), la vida es lo que sucede entre los grandes titulares, en los resquicios de las grandes noticias.

Estudió y trabajó durante varios años al lado del maestro Omar Rayo, en el Museo en Roldanillo, y ha participado en numerosas muestras individuales así como colectivas tanto en Colombia como en EE. UU y Europa.

En su trabajo diario Coco va dibujando “registrando” (para decirlo con sus propias palabras), uno tras otro, elementos aparentemente sin importancia, que nos pasan desapercibidos, que apenas nos dicen nada. “Registro luego existo” dice mientras poco a poco va sacando un importante número de obras, casi todas de pequeño o mediano formato, pulcras, minuciosas, que atienden al carácter meticuloso y entregado del artista. Acumulaciones es la obra, mejor dicho el proyecto, que lleva haciendo desde el año 2008. Tarjetas de cartulina de formato 17cm x 12cm en las que dibuja un elemento, desde un lápiz, un tubo de pintura, un borrador, unas tijeras, un clip, hasta un muñeco de trapo, un candelabro o una bisagra, en fin, cualquier cosa que aparezca por su estudio. Estos dibujos van acompañados de un pequeño texto en la parte inferior, casi como una nota al pie o un pie de foto, en la que registra fecha, la hora y algún titular de una noticia de aquel día.

 

Como si de dejar testimonio del momento vivido se tratara, para que en un tiempo remoto la gente viera qué cosas rodeaban, conformaban la cotidianeidad de una persona de nuestro tiempo. García es pues una mezcla de antropólogo, coleccionista y taxonomista, es un inventor de formatos y sistemas en los que almacenar -como dice él-  Los días que nos quedan. Bajo este título ha sistematizado su trabajo y en él cabe el registro textual diario de lo que observa desde la ventana, así como ese estudio exhaustivo de un personaje que, repetido incontables veces, ha pasado de sentarse a acostarse en el sofá – solo y acompañado -  y de ahí al suelo, ensayando cientos de posturas, con leves giros, contorsiones, y movimientos, un personaje en el puro ejercicio de ser. Estas Existencias y Rutinas son la impronta de una actitud, de un silencio privado, de una condición humana a veces melancólica en su propia soledad.  Este personaje ensayado sobre el papel, casi como un ejercicio de catarsis,  puede recordarnos a veces a aquellos dibujos de Henry Moore en los que testimoniaba la angustia y desolación de los refugiados del metro de Londres en la guerra. Cuando nos mostró su personaje acostado, varón de rostro desdibujado, desnudo o semidesnudo, dijo que una de las obras que más lo había marcado y que había influido en el hecho de que el personaje comenzara a aparecer tendido, era El cuerpo muerto de cristo en el sepulcro, de Hans Holbein El Joven, que se encuentra en el Kunstmuseum Basel, en Suiza. Como en la pintura de Holbein el personaje de García reposa en una especie de letargo y aunque vivo, pareciera una especie de letargo moribundo.

 

Para la exposición de “Los días que nos quedan” en el Centro Cultural Comfandi de Cali, Adriana María Ríos, Profesora e historiadora de arte, escribió realizó la siguiente entrevista y texto.

 

 

5 pensamientos en “El taller de Cesar García, “Coco”

  1. Uno de los mejores. Conozco su obra y deseo seguir coleccionándola. Parte de ella pareciera que se hubiera apoderado de las memorias de espejos y paredes que nos pertenecen para alimentar la existencia de sus personajes.

  2. Totalmente de acuerdo Jacob Wiedman.
    Una pena que no podemos visitar el enlace que nos has dejado (www.nativosurbanos.com) suena muy interesante, por favor, cuéntanos algo de ella.

  3. Muy bien Coco, aca les mostre a mis estudiantes tu taller, debo llevarlos a visitar el de la javeriana.
    un abrazo

  4. Mi recomendación:
    Hay que conocer el taller de Coco y además sentarse en la silla azul marino que está al lado de la prensa en la foto, tomarse un tinto con pan y conversar con el artista.

  5. Me llamó la atención el personaje acostado alusivo a Holbein por la sobriedad del color, la ductilidad y el manejo del espacio con la figura. Tiene fecha de marzo 14 del 2011. Buen logro dibujistico y de color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>